LÍMITES, VOLUNTAD y PODER PERSONAL

color-2181982__480

Este centro que abordaremos este sábado 22 dentro del ciclo #mujerloto, el centro solar del cuerpo, se encuentra en la boca del estómago y tiene influencia sobre el aparato digestivo. 

Da dominio sobre el subconsciente e Ilumina la mente. Da cordura, extiende iniciativas y talentos y desarrolla en alto grado la prudencia. Su mal uso o desequilibrio da necesidad a consumir azúcar, activa los celos y provoca dificultades para decir “no” y establecer unos límites saludables para la persona. Correspondería a la etapa de entre los 18 meses y 4 años de edad, donde la relación con mis figuras de autoridad fue generando un patrón de relación, con los demás y conmigo misma.

Durante el taller, aprenderemos unas pinceladas sobre el masaje de vientre, cuyo objetivo será el de percibir el propio centro y liberar energía del mismo. Los chinos sostienen que el ser humano posee dos tipos de cerebro: el primero de ellos en la cabeza, y el segundo en el vientre. En el vientre, todas las vivencias no digeridas, las impresiones, las tensiones y las emociones se almacenan en forma de nudos, durezas o dolores. El objetivo de este ejercicio consiste entonces en liberar el vientre de todas estas cargas, para que la energía pueda volver a fluir libremente.

Se corresponde con el sonido RAM, el color AMARILLO y el sentido de la VISTA.

Análogo a la hoguera, sabiendo que toda hoguera puede revelarse destructora o salvadora.

Por otra parte, no sea de casualidad que llamemos a esta zona de nuestro cuerpo  “plexo solar”. El sol ciega en su triunfo a aquellos que se dejan hipnotizar por él en una especie de desafío interior, pero nutre y vivifica a aquellos que, gloriosamente sencillos,  se ofrecen a él en toda inteligencia y armonía. 

El principio del FUEGO está relacionado con la función de ASIMILACION, DIGESTIÓN y SELECCIÓN. 

Este fuego, representa al mundo EMOCIONAL, tocando a toda la función digestiva y en concreto, a la función hepática (relacionada con la emoción de la RABIA).  Frases tipo “me saca del hígado” “se le altera la bilis” como sinónimo de irritación (demasiado fuego mal gestionado que puede acarrear problemas digestivos, páncreas­poca dulzura­, cirrosis, colon irritable, etc.)

Relacionado con el centro del Ego, el PODER PERSONAL, la zona que posee el poder de la intuición para la supervivencia, el botón del miedo y del pánico. Nos nutrimos más de la energía de este tercer chakra que de la de los otros seis. En este campo energético, las percepciones cambian de “a qué pertenezco” (chakra Raíz) y de los intercambios relacionales “a quién pertenezco” del chakra sexual; al sentido personal e individual de la propia identidad.

Es el chakra de la actividad, la individualidad y la voluntad, pero también de la plenitud, la generosidad y la sabiduría para soltar, ser espontáneos y flexibles. Este centro energético determina nuestra relación con el mundo material y cómo se manifiestan en éste las vibraciones que operan en nosotros como pulsiones o como facultades que podemos desarrollar y desplegar ampliamente. El tercer chakra nos permite lograr y concretar, tener un sentido de individualidad, alcanzar una abundancia material y espiritual pues nos ayuda a actuar en el mundo.

plexo.jpgVISUALIZACIÓN

* Pasamos la mano derecha, palma hacia abajo, sobre nuestra rodilla derecha. Simultáneamente, nuestra mano izquierda viene a alojarse sobre nuestro tercer chakra, es decir, ligeramente por encima de nuestro ombligo. Nos permitimos unos instantes de silencio en nosotras y dejamos nuestra respiración libre. Sintiendo cómo está nuestro cuerpo en estos momentos y viendo qué necesita. Respira e inspira, percibiendo tus raíces, raíces que salen desde tus plantas de los pies, palmas de la mano y desde el centro de tu estómago, imagina unas raíces que bajan por tus piernas y se funden con las de tus pies. Respira e inspira relajadamente, soltando ano, vagina y esfínteres. Relaja y suelta.

* En la base de nuestro cuerpo un pequeño sol blanco y lo sentimos bien. Sobre una inspiración, lo invitamos a subir interiormente hasta nuestro tercer chakra. Idealmente, deberíamos sentir su radiación bajo nuestra mano derecha durante al menos unos segundos, el tiempo de una breve apnea.

* Es entonces cuando expulsamos por la nariz enérgicamente el aire de nuestros pulmones, con un golpe seco. Simultáneamente, nos esforzaremos por sentir una expansión total de nuestra AURA. De hecho, el vacío repentino de nuestros pulmones debería generar, en proporción, un aumento de radiación de nuestros cuerpos sutiles. Se recomienda repetir este ejercicio unas 30 veces, cuidando de no hiperventilar. De esta forma, no sólo se vacían los pulmones, en los planos sutiles, toda la esfera de los órganos ligados a las funciones de asimilación y digestión expulsan de ella los “miasmas” de energía usada.

REGISTRO

¿Necesito reconocimiento por lo que hago por los demás? ¿Influyen las opiniones de otras personas sobre lo que hago por mí mismo y por los demás? ¿Temo asumir riesgos por el bien de otra persona? ¿Experimentaría resentimiento si una persona a quien hice un favor me olvidara? ¿Me resulta difícil animar o fortalecer a otras personas? ¿Evito delibedaramente dar mi aprobación a otras personas porque temo que salga reforzada su autoestima y yo sufra en consecuencia? ¿Me resulta humillante pedir ayuda? ¿Pienso a veces que lo que los demás hacen por mí no es suficiente? ¿Me encuentro actualmente en una situación vulnerable

Nosotras, las mujeres, tenemos una relación ambivalente con este centro debido a la doble moral de esta sociedad. Saber poner límites de acuerdo a nuestro sentir y pensar se vueve imprescindible para desarrollar un sentido de autonomia adulta.

CICLO MUJER LOTO

El Tantra para mi es…

… una invitación a salir del margaritismo me-quiere/o-no-me-quiere/o

Rodeadxs de amores y relaciones líquidas (Z. Bauman), donde todo es fugaz, se consume con rapidez y si no te he visto no me acuerdo, se hace especialmente necesario volver a MIRARSE, ver quien soy y quien es la persona que tengo delante…

… con PAUSA y con la VALENTÍA necesaria de sostener la incomodidad que trae la vulnerabilidad de cada ENCUENTRO de cada compromiso profundo contigo. Ese compromiso no hace más que hablarme del compromiso profundo que tengo conmigo mismx, la apuesta de estar en mis soledades y vacíos… pudiendo verlos, aprendo a verte más allá de mis necesidades proyectadas, aunque sea un poquito, nuestros caminos se acercan y podemos descasar el unx en el/la otrx.

El Tantra para mi trata de esto esto, de Iniciar un camino que de entrada puede asustar (porque el AMOR y la LIBERDAD “asustan” aunque se nos llene la boca de valentías tirita) pero que una vez conocido, la lucidez y la verdad estarán más cerca. Y algún día tendremos que parar de contar pétalos de margarita ¿no?

Para mi, como mujer, ha supuesto encontrarme con la puerta a la reconciliación entre los sexos, a la comprensión de unas y de otros, entrender con más profundidad los laberintos del encontrarse y el relacionarse, en esencia y en conciencia. A ordenar lo que a cada unx le corresponde en responsabilidad. Y sobre todo, a consolidar la posibilidad de enarmorame de mi misma, de sentirme que en mis lunas, mis ciclos, mis fases soy respetada, amada.

El Tantra, por lo tanto, lo vivo como un honrar el Femenino y sus ritmos, en esencia, un pulso al patrircado feroz y lineal. Una apertura para mirarnos en profundidad y honestidad. Vida.

Actualmente acompañamos a Ronald Fuchs en sus Talleres de Euskadi. Si te apetece estar informada/o, puedes escribir al correo de este mismo blog:

alasdemarpsicosalud@gmail.com

Charla: sexualidad y vínculos conscientes

enjoy our freedom.

AMAR es un proceso que va unido a la necesidad de VIVIR y esta necesidad estimula los vínculos emocionales. Facilitando así, la INTIMIDAD, aquella que se basa en compartir la excitación vital interna, ese DESEO vivo (S. Keleman) que nos suscita el anhelo del ENCUENTRO.

Con esta cita queremos introducir nuestro enfoque y las claves principales acerca de cómo abordar el mundo de las relaciones y de las sexualidades, en el que ocupa un lugar primordial el CUERPO, la SENSITIVIDAD y la ENERGÍA SEXUAL.      

 

Ponentes:  Tamara Arroyo y José Angulo web (Psicólogos y Terapeutas Corporales)

Lugar: Baraka

Fecha: 22 septiembre

Hora: 19:00 h.

Asistencia libre y gratuita

¿PARA QUÉ #MUJER LOTO?

¿QUÉ ES LO QUE ME LLEVÓ A CREAR ESTE TALLER MUJER LOTO?

La cantidad de mujeres que he sentido solas, incomprendidas, confundidas respecto a sus cuerpos, con necesidad de más referentes femeninos, aisladas en su ser madre, desconectadas del placer y de un disfrute de la vida tan cual nos viene.

A muchas, viéndolas en individual, pensaba “qué bien se llevaría esta mujer con la mujer que viene a las 18h” o “esto que se está replanteando esta mujer es lo mismo que se replanteaba la de ayer”, etc. mi facilidad/necesidad de hacer red entre personas y unir seres con seres, fue lo que me latía cada vez con más fuerza cuando cerraba cada día la jornada en la consulta. Hasta que sentí el latido fuerte de “las tengo que juntar”

Y así fue, como con este formato taller, varias de las mujeres que acompaño en individual están encontrando, asombradas, que hay más mujeres como ellas, que no están solas, que no son las raras por hablar de lo que sienten, piensan y quieren, que algo dentro de ellas se relaja cuando llegan al grupo, que elegir un camino distinto a lo que se espera de ella como mujer no es tan grave, etc.

file_20151217081849

¿CUALES SON LOS BENEFICIOS DE UN CÍRCULO DE MUJERES?

Un círculo de mujeres actúa como potenciador evolutivo de cada una, y es por eso, que los procesos de psicoterapia individual se ven reforzados con la idea esta de compaginarlos con espacios compartidos en grupo. Esta es mi experiencia.

A lo largo de estos años, el número de mujeres que acuden a mi consulta están siendo considerable, promovido por mi propia necesidad de encontrarme con mujeres, sanar mis memorias dolorosas en relación al femenino y mi pasión por la comprensión de este arquetipo tan lleno de recursos y potencial, es lo que está haciendo que mis intervenciones semanales estén dirigidas al ser femenino. Para mí es un regalo, porque si tú sanas, yo sano.

FECHAS y PRÓXIMOS ENCUENTROS:

DONOSTIA (convocatoria cerrada) Enero-Julio

BARCELONA (convocatoria abierta) Marzo-Noviembre

16681495_1803886063204951_2071390928954309257_n16806779_985867844877631_3860134285673381817_n

Lomi Lomi, Un Toque de Cariño.

Tracey Lakainapali

¡Aloha!

El masaje es una de las formas más viejas y más poderosas de curación. Lomi Lomi es una de las formas más profundas de masaje. ¿ qué lo hace tan especial,  como se diferencia  de otro masaje, como “trabaja” ?

La palabra Lomi Lomi  quiere decir amasar.  El Lomilomi es un masaje de sanación único que viene de los polinesios antiguos y más expresamente los chamanes Huna de Hawai.

Para entender la profundidad de Lomi Lomi , nos  ayuda  tener un entendimiento de la filosofía Hawaiana llamada Huna, y como la filosofía de Huna se relaciona con el trabajo corporal y la sanación.

Una principio fundamental  Huna es que todo busca la armonía y todo busca el amor: ¿cómo se relaciona esta idea con el masaje? .Quizás  pueda ser mejor  entendido por uno de los nombres del Lomi Lomi,’’ Loving Hands massage” Masaje de las Manos amorosas” . La razón es que trabaja con cuidado aún profundamente, en los músculos, con continuo fluir,  nutriendo el cuerpo y  permitiendo al receptor relajarse, estar presente y simplemente ser.  Mientras la técnica es una parte importante del masaje y la curación asociada, la mayor parte del trabajo es realizado  por el amor, con la intención del terapeuta hacia el cliente de ser profundamente  completo, usando manos amorosas y un corazón de cariño.

Este corriente de trabajo técnico, sumado al trabajo con la energía universal, combinados con el toque de cariño mismo, relaja al ser entero, que ayuda a liberarse de viejas creencias, modelos y comportamientos que causan limitaciones y que son almacenados en las células de nuestro cuerpo. La gente generalmente piensa en la memoria, creencia, nuestro “programa”, como siendo almacenado en nuestra cabeza, en nuestro cerebro. No es la cuestión, esta memoria y las programas de hecho son almacenados en todas las células de nuestro cuerpo.

Los Hawaianos miran las cosas en términos de flujos de energía,  una idea o  creencia puede bloquear el flujo de energía tanto como la tensión de músculo . Lomi Lomi ayuda a liberar las obstrucciones, mientras al mismo tiempo da a la energía la nueva dirección. Así Lomi Lomi no es solamente una experiencia física;  también facilita la curación sobre los niveles mentales, emocionales y espirituales . Los Hawaianos ven todos los aspectos del cuerpo como uno y creen que el físico, mental, emocional y espiritual son la parte “del todo” en mi – cuando la curación es efectuada sobre un nivel, todos los niveles son afectados.

Cuando no hay armonía el efecto es dolor físicamente, mentalmente, emocionalmente o espiritualmente. La enfermedad es un estado de tensión, que conduce a la resistencia que bloquea el movimiento de energía. Lomi Lomi ayuda a liberar esto y por lo tanto facilita el camino a la curación. En el nivel físico,  Lomi Lomi libera la tensión , la sangre y el flujo de linfa ayudando a la eliminación de desechos y toxinas estimuladas.

¿Cómo se desarrolla un Lomi Lomi ? ¿Cómo se realiza? Un Lomi Lomi por lo general comienza con  calma entre el médico y el cliente, a menudo las manos del terapeuta con cuidado  descansan sobre la espalda del cliente . En esta calma el terapeuta silenciosamente dirá una bendición o un rezo: la petición para que cualquier sanación  necesaria  ocurra durante el masaje. O bien , pueden pedir al cliente poner su intención en aceptar  cualquier curación que les gustaría recibir. L@ masajist@ entonces trabaja  por intuición con el cliente. En cuanto a esto no hay ningún formato  o secuencia para el masaje y ningun  masaje  será  idéntico a otro.

Dan al masaje sus caracteristicas el movimiento fluido, rítmico, que usa los antebrazos así como las manos. Algunas personas lo han descrito  como el parecido a ondas(olas) apacibles que se mueven sobre el cuerpo. Otro rasgo es que las partes diferentes del cuerpo pueden ser masajeadas al mismo tiempo, por ejemplo un brazo o mano pueden trabajar sobre un hombro y otra mano puede trabajar sobre la cadera de enfrente. Esto ayuda al receptor  totalmente a la relajarse, ya que  el cerebro  se relaja por no poder enfocar las dos áreas diferentes inmediatamente.  Trabajando asi , un sentido profundo de equilibrio y armonía es alcanzado.  El cliente sobre la mesa no es visto como alguien para ser curado, pero un ser para ser devuelto a la armonía y el equilibrio. Es importante recordar que el médico no  cura, pero es el facilitador para la curación.

Según la filosofía Huna, la energía también es bloqueada en las uniones, articulaciones. Los masajes  apacibles al cuerpo y las rotaciones apacibles de las articulaciones por lo tanto también son incorporados para ayudar a la liberación de relaciones tensas y ayudar al flujo de energía, otra vez el no forzar, no cruzar el sentimiento o  el nivel de la resistencia de los  clientes o su  bienestar. Los masajistas también puede tararear en varios puntos durante el Lomi Lomi como vibrar y la energía amplificada que pasa también para la liberación de obstrucciones.

Danzar mientras se masajea o movimientos hula, combinados con el respiracion del masajista son también los aspectos importantes e integrales de Lomi Lomi. ¡La razón del hula escribe el baile alrededor de la mesa mientras masajeas no es solamente estético, además ayuda al masajista a soltar tensiones y mantener su cuerpo fluido.  Los movimientos son todo, importantes para el flujo de energía tanto dentro del dador como el receptor y ayudan a mantener la energía en un nivel alto. Esto combinado con técnicas que respiran por la masajista y son  también importante en la asistencia al flujo de energía. El compartir el aliento, la esencia del Creador o la energía universal, es una vieja costumbre Hawaiana y realza el flujo de energía de nuevo.

Como el terapeuta  trabaja por intuición, un masaje puede ser lento y muy relajante o de vez en cuando puede ser un poco más rápido y por lo tanto más tónico y animar al cuerpo. A veces el receptor puede experimentar una liberación emocional como el masaje puede liberar y cambiar emociones negativas, creencia negativas que ha sido almacenada en las células del cuerpo, con los efectos y sensaciones de curación  que siguen mucho después del  masaje .

El masaje puede ser hecho por una persona o por dos o más personas que trabajan juntos. Tener a dos personas masajeando tiende a enviar al receptor a un nivel aún más profundo de relajación, y la sensación es que cuatro manos se convierten en infinito…. cuatro manos armónicas – realmente te permiten salir de la mente y tener una experiencia de consciencia, (también dos manos, con buena intención)

Dije al principio de este artículo “aloha”. El Espíritu Aloha se refiere a la actitud de aceptación amistosa de la cual la gente de Hawai es tan famosa. Aloha significa : aguanta, apoya, vela, sostiene) tanto más que ¡hola! o ¡adiós! o ‘’el amor’’. Su significado más profundo es ” el alegre compartir de energía de vida en el presente(regalo) “. Esto realmente es uno de los secretos de Lomi Lomi y también el disfrute de conocer  y nutrir el cuerpo . ¡Aunty Margarita que es una de las maestras  más importantes de Lomi Lomi tiene una definición de Lomi Lomi que es ” el Toque de Cariño – una conexión de corazón, manos y alma con la Fuente de Toda la Vida! ” Los estudiantes de Lomi Lomi aprenden a fluir el amor del corazón, por las manos, unirse con el alma del que que recibe el masaje. La curación es aumentada en el amor, el amor recibido y el amor dado. En el  el Diccionario Oxford la definición de amor es el cariño, un afecto profundo o apasionado a alguien o algo – para los Hawaianos el querer  también incluye la tolerancia, el perdón, la aceptación,  el no-juicio, la apreciación, la compasión, el respeto y tantos otros elementos – esto es la fundación misma de un masaje de Lomi Lomi.

 

UN ACERCAMIENTO A LA DEPRESIÓN INFANTIL

haur-depresioa2-1024x640” Ponme límites, para que pueda volar,

escucha mi dolor, para mi angustia abrazar”

http://www.ttiklik.com/es/blog/2015/02/21/haur-depresiora-hurbiltze-bat/

El concepto de depresión infantil es relativamente nuevo, así como la concepción del niño/niña como sujetos con necesidades y desarrollo evolutivo propio. Es más, En la Época Grecorromana la importancia del niño/a radicaba exclusivamente en su resistencia física, visto como un futuro guerrero y poniendo nula atención a su desarrollo y necesidades emocionales; o como responsable de las tareas del hogar, cuidado de hermanos y hermanas, etc.

Posteriormente, durante la Edad Media, con el predominio de la filosofía cristiana, se veía al niño/a como portador del pecado original, egoísta, ególatra y pecador (de ahí la necesidad del bautizo) pero con apariencia inocente; era un/a “adulto/a en miniatura” e incluso víctima de la Inquisición. Con San Agustín empiezan los primeros vestigios de una óptica diferente para el infante, tomándolo en cuenta ya como una verdadera persona con sentimientos auténticos. No obstante, en la Revolución Industrial se sigue haciendo víctima al niño/a de malos tratos y agotadoras jornadas de trabajo. Fue apenas a finales del siglo XIX y principios del XX cuando se reconoció al niño/a, ya no como un adulto en miniatura, sino con necesidades propias y una particular forma de desarrollo emocional. Es entonces cuando se da el fenómeno de la llamada Psicopatología infantil.

La depresión podría decirse que guarda una profunda tristeza, así como una agresividad no expresada, una contención de un impulso y que no pudo desarrollarse de una manera saludable hacia fuera, por miedo a perder el amor de los/las demás, principalmente por parte de mamá y papá. Por lo que podríamos deducir que existe una evitación de contacto, como mecanismo de adaptación, que en algún momento, quedó contenida, limitando el movimiento y generando una sensación de no poder con la situación, en palabras de Alexander Lowen, sería la incapacidad de responder.

Desde un punto de vista evolutivo podríamos decir que los episodios de depresión surgen principalmente en tres etapas del desarrollo; la primera sería al momento de nacer, cuando bebé y su madre desarrollan un lazo afectivo de manera intuitiva y recíproca. Cerca de los ocho meses de edad éste cae repentinamente en un episodio de depresión, donde busca aferrarse a la seguridad que le proveía el vientre materno, rehusándose a comer y buscando el afecto materno de manera constante y excesiva. Klein establece que con este período culmina la primera etapa del desapego maternal (Klein, 1935).

Durante la segunda etapa de la niñez (entre los tres y seis años) se da otro episodio natural de depresión llamado “angustia de separación”. Esto sucede cuando al infante se le otorga mayor grado de autonomía; por ejemplo, al momento de ir a la escuela (Spitz, 1945).

El último de los episodios depresivos naturales surge durante la adolescencia y se caracteriza por tener una mayor duración. Se origina a causa del duelo que el/la adolescente tiene que vivir por la pérdida de la imagen paternal. A este proceso se suma la perdida de ilusiones, que es cómo se le denomina al contraste que se genera entre los ideales del/ la adolescente y los del círculo social que lo rodea (Spitz, 1945).

Podríamos por tanto diferenciar la depresión en lo siguiente:

Como síntoma: estado de ánimo triste, de infelicidad; sentirse desgraciado, melancólico. Se refiere únicamente al estado de ánimo disfórico y en la jerga psiquiátrica se le denomina Estado de Ánimo Depresivo.

Como síndrome: disforia o tristeza acompañada por otros síntomas que no se refieren exclusivamente a cambios afectivos, sino a trastornos vegetativos, psicomotores, cognitivos y motivacionales.

Como trastorno: existencia de un síndrome depresivo que resulta incapacitante en áreas importantes del funcionamiento (social, escolar, familiar, laboral, etc.) simultáneo a un cuadro clínico característico de un tiempo mínimo de duración, historia característica, respuesta característica al tratamiento, y determinados correlatos familiares, ambientales, biológicos y cognitivos.

En este artículo, por tanto, se hará referencia al último supuesto, la depresión como trastorno.

Se podría continuar diciendo entonces, que la depresión no les sucede sólo a personas adultas, también lo sufren adolescentes y niños/as. Los síntomas son muy parecidos por ello se ha de estar atento a las señales.

Antiguamente no se creía que pudiesen sufrir de este tipo de perturbación emocional, pero en estos últimos años se ha comenzado a tomar consciencia de que así es y de que cuando sucede es tan doloroso como para las personas adultas, siendo generalmente más dificultoso para los y las niñas debido a la dificultad de verbalizar lo que les sucede, ya que generalmente, no se saben expresar de la misma forma que sienten.

Los síntomas son semejantes a los de las personas adultas y pueden ser variados. Cada caso y cada niño/a y adolescente podrán presentar un conjunto de síntomas diferente.

Los niños y niñas así como adolescentes pueden estar tristes y pueden encontrar otras formas de expresarse, pueden manifestar depresión estando tumbados/as, con crisis de llanto, aunque también pueden demostrarlo estando agitadas, desconcentradas, etc. debido a esa energía agresiva retenida (agresiva entendida cómo energía movilizadora, ejecutora).

Síntomas de depresión en infantes y adolescentes.

Sensación de desespero o abandono

Alteraciones de apetito, ya sea estando siempre con hambre o de lo contrario, dejar de comer y perder peso, etc.

Dificultades a la hora de dormir o dormir más de lo habitual. No conseguir dormir bien durante muchas noches seguidas, levantarse muy pronto cuando eso no es habitual

Sensación de cansancio o con falta de energía durante días.

Dificultades de concentración

Aumento de la agitación

Sentir que nada vale la pena, mirada hacia abajo.

No consiguen divertirse tanto cómo antes

Están más gruñones de lo habitual;

Sensación de que el futuro sólo trae cosas desagradables.

Dolores de cabeza frecuentes sin ninguna causa aparente

Sensación de no estar bien en ninguna parte

Sensación de no conseguir hacer nada con lo que le sucede.

Ser tan crítico con uno/ mismo/a que piensa que nunca ha de hacer nada bien.

Ausentismo escolar por no apetecerle estudiar.

Sensación de que el trabajo escolar u otro se vuelve mucho más difícil.

[/checklist]

Durante la adolescencia son característicos lo altibajos emocionales. Es bastante común que los/as adolescentes tengan variaciones en el estado de humor y pasen por períodos de melancolía cuando hay dificultades o desilusiones. La mayoría de las veces, tienen una gran capacidad de reacción y rápidamente se liberan de lo que les molesta. Raramente se sienten tristes por mucho tiempo y hasta se recuperan antes de que su tristeza sea percibida por adultos que le rodean.

Pero hay un pequeño porcentaje que no se recupera con facilidad de algún contratiempo o fracaso. Su tristeza puede que se mantenga en el tiempo hasta que ya no tenga más motivos para sentirse feliz. Hay veces que la depresión es tan grave que interfiere en la vida a todos los niveles, afectando al rendimiento escolar, a la vida social, a las amistades y a las relaciones familiares.

En la adolescencia hay diversas situaciones que pueden causar estos estados depresivos de una forma tan intensa que se puedan prolongar en el tiempo, limitando el bienestar y el disfrute de la vida:

Sensación de inseguridad sobre si mismo/a.

Conflictos familiares y separación o divorcio del padre y de la madre.

Depresión del padre o la madre.

Enfermedades graves.

Pérdida, separación o rechazo y la muerte de una persona querida.

Problemas en la escuela. Abuso por parte de profesores. Acoso escolar etc.

Incapacidad de responder a las solicitudes del día a día, especialmente cuando las expectativas de la familia, de la escuela y de la sociedad exigen más de la capacidad de respuesta del niño/ niña.

Algunos niños/niñas que van a terapia presentan varios de estos síntomas, e incluso toda la sintomatología asociada, pero por falta de conocimiento se le etiqueta como un niño o niña desobediente, grosera, vaga, que se porta mal, etc. No es necesario que el niño/niña o adolescente presenten todos los síntomas para poder realizar el diagnóstico de la depresión.

No obstante, esto es sólo una aproximación a la detección temprana de la depresión en infantes y adolescentes, para cualquier duda o señales que se aprecien se recomienda un examen más exhaustivo de un/una profesional, ya que cada caso es diferente y se corre el riesgo de etiquetar sin que sea necesario tampoco.

CONCLUSIÓN Y PAUTAS PARA PADRES/ MADRES Y EDUCADORES/AS:

Añadir también, y con ánimo normalizar nuestras vivencias, que la depresión forma parte de nuestros procesos evolutivos, en algunas ocasiones más presente que otras, pero finalmente, así como otros estados de ánimo, se trata de reconocer en nosotros y nosotras que también deprimimos a veces, en distintas intensidades y en consonancia con nuestro entorno social, natural, etc. por lo que sería de interés, “amigarnos” con nuestra depresión, incluirla como parte de un proceso vital y ver qué nos está intentando mostrar. Una de los éxitos de nuestra salud radica en incluir todo lo que sintamos, vivamos, creamos… hacer un puzle de todas nuestras piezas lo más armónico posible. Pero para ello, es imprescindible conocer y reconocer todas nuestras piezas.

El acompañamiento a infantes y adolescentes no está excluido de nuestro propio proceso personal como acompañantes y adultos, o al menos, no debería de estarlo. Así como gestionamos nuestros estados emocionales, así acompañamos los estados emocionales de los demás. Es de suma importancia entonces una coherencia interna para con nosotros y nosotras, para desde este lugar auténtico podamos comprender a los niños/niñas y adolescentes a nuestro cargo.

Por ello, es importante no negar las necesidades afectivas y emocionales del infante o adolescente, es decir, permitir que tenga un espacio donde poder expresarse, donde sienta que las cosas que le preocupan son escuchadas activamente (no solamente oídas), acogidas con respeto, respiradas. Es importante que sientan que tienen testigos cómplices de su malestar, referentes adultos dónde se puedan apoyar y confiar. A veces, no hace falta decir nada, hacer sentir que se está presente, pase lo que pase, es mucho más efectivo que una retahíla de libro sobre “como-educar-a-mi-hijo/a”, porque lo importante no es demostrarnos que somos buenos padres o educadore/as, sino demostrarle a ese niño/a niña o adolescente que es importante para nosotros/as, que le entendemos porque también hemos pasado por ser niños/as y adolescentes no entendidos, ninguneados, abusados, excluidos, humillados en algún momento de nuestras vidas. Que se sienta con el derecho de poder expresar lo que le pasa, y si no habla, que el silencio también sea acogido. Porque, la persona deprimida vive en función del pasado, con la correspondiente negación del presente (Lowen, 1984) por lo que negarles del presente de la presencia sería alimentar ese pesado pasado.

Una idea puede ser la de ofrecerle a tu hijo/a, educando/a, dentro de lo posible y dependiendo del vínculo que se mantenga, un rato a la semana acordado con el o ella, donde sin interferencias de móviles, televisión y otras distracciones, os dediquéis un rato para hablar de la semana, dejar que te cuente cómo le ha ido en la escuela, cómo le ha ido con las amistades, qué le preocupa, cómo se siente, cómo se siente en casa… escuchando activamente y sin atiborrarle a preguntas, dejar que te cuente lo que necesite. Sentir que le miras con unos ojos de madre, padre, educador/a suficientemente bueno (Winnicott) y si te pide consejo, entonces dárselo. Y a la hora de marchar a la escuela u otros lugares donde el padre, madre, educador/a no pueda estar, le puede extender un objeto que se pueda llevar consigo, como simbolismo para sentir que sigue acompañado dando los pasos, que poco a poco, le llevarán a su autonomía.

REFERENCIAS:

MOSQUEDA Montiel, Ma. del Pilar. Un enfoque gestáltico de la depresión infantil. (artículo)

LOWEN Alexander, La depresión y el cuerpo (1984). Alianza Editorial. Madrid.

BioCareSintese, Patricia Querido y Cristina Santos.

Tamara Arroyo Ramada

Psicóloga Social y Comunitaria

Psicoterapeuta Corporal en Biosíntesis

CUANDO LA CUIDADORA SE CUIDA

1… el linaje de mujeres luchadoras y sufridoras descansa

2… enseña a las mujeres futuras un significado más amplio del cuidado

3… las mujeres conectamos con al placer y el permiso de ser

4… toma consciencia de su cuerpo y de sus necesidades

5… cuidará mejor y no se desgastará

6… muestra a los demás la importancia del autocuidado

7… se valora y valora su tiempo de dedicación

8… se honra y fertiliza la tierra

9… acoge a su niña, fortalece su ser mujer y prepara a su anciana sabia

10… siente que todo está bien y focaliza su visión

Inicio así un decálogo de la cuidadora que sale de muy hondo, una cuidadora que entendió que “tenía” que cuidar de los demás y que sus necesidades no tenían espacio, no había tiempo, todo era demasiado rápido para percibir y discernir que quizás para todos, había un lugar.

Cuando intentamos compensar nuestra falta de cuidado en nosotxs mismxs sentimos que dando recibimos, creemos que no necesitamos nada, solamente que la otra persona nos necesite… casi nada ¿verdad? Aquí hay una compensación hasta que deja de serlo… nos agotamos, sentimos que nos falta energía, nos sentimos culpables cuando no damos y rechazados cuando alguien no nos necesita. Una confusión de intereses y un desbordamiento emocional que nos hace vernos como las personas buenas pobrecitas y a los demás cómo a las personas egoístas y aprovechadas.

Tanto hombres y mujeres compensamos esa falta de autocuidado con el cuidado “desinteresado y altruista” (una mentira muy maquillada detrás de una máscara social que se aplaude) hacia los demás, damos fuera lo que dentro no nos sabemos dar. Pero justo ahí está la clave. Lo de fuera nos hará el espejo que queramos ver para cambiar la dirección de nuestros actos. Unas preguntas que nos pueden ayudar a redireccionarnos:

¿Cuánto dedico a mi cuidado personal, salud, higiene, aspecto, imagen…?

¿Cómo tengo mi casa?

¿Cómo me alimento?

¿Cuánto tiempo me dedico al día para hacer lo que me gusta?

¿Cómo me relaciono en mi soledad?

¿Me es fácil decir que no? Y cuando llega el momento de decir ese no ¿cuánta carga emocional lleva ese no?

Cuándo le he dicho que sí a alguien y al rato me arrepiento o no me apetece ¿cómo reacciono, como me siento?

Seguro que al leer estas palabras tu cuerpo ha reaccionado, a suspirado, se ha contraído, se ha agobiado o simplemente se ha puesto en la situación familiar que reconozca.

Aunque cada vez hay más hombres que se hacen cargo de los cuidados familiares bien es cierto que las mujeres aun se llevan mayor porcentaje. Una educación y doble moral se encargan de que así siga siendo, ya que existe la creencia de que la mujer por ser mujer cuida mejor que el hombre, creando así un doble sentido: la “obligatoriedad” de cuidar y la “culpa” cuando no cuidamos o mal cuidamos. ¡Menuda digestión! Ya sea en el cuidado de hijos e hijas, ya sea en el cuidado de las personas mayores de la familia, ya sea en el cuidado de la pareja…

Por eso, suele pasar, y dependiendo de cada persona por supuesto, que cuando una mujer se separa, o los hijos e hijas emprenden su vuelo, o un familiar al que ha cuidado durante tiempo fallece… se encuentran con un gran vacío, con un gran “y ahora qué” … y un nuevo diálogo comienza:

… me miro al espejo y no sé quién eres

… ¿qué necesitas y porqué me miras así?

… temía que llegara este momento, pero te tengo delante y ya no puedo mirar a otro lado

… veo tus ropas, tus ojos cansados, tu pelo alborotado…

… ¿qué vas a hacer ahora?

… no lo se

… te invito a que me mires, a que miremos juntas, con amor y permiso

… pero siento vacío, tengo miedo

… démosle la bienvenida para un nuevo comienzo, un nuevo amanecer…