LÍMITES, VOLUNTAD y PODER PERSONAL

color-2181982__480

Este centro que abordaremos este sábado 22 dentro del ciclo #mujerloto, el centro solar del cuerpo, se encuentra en la boca del estómago y tiene influencia sobre el aparato digestivo. 

Da dominio sobre el subconsciente e Ilumina la mente. Da cordura, extiende iniciativas y talentos y desarrolla en alto grado la prudencia. Su mal uso o desequilibrio da necesidad a consumir azúcar, activa los celos y provoca dificultades para decir “no” y establecer unos límites saludables para la persona. Correspondería a la etapa de entre los 18 meses y 4 años de edad, donde la relación con mis figuras de autoridad fue generando un patrón de relación, con los demás y conmigo misma.

Durante el taller, aprenderemos unas pinceladas sobre el masaje de vientre, cuyo objetivo será el de percibir el propio centro y liberar energía del mismo. Los chinos sostienen que el ser humano posee dos tipos de cerebro: el primero de ellos en la cabeza, y el segundo en el vientre. En el vientre, todas las vivencias no digeridas, las impresiones, las tensiones y las emociones se almacenan en forma de nudos, durezas o dolores. El objetivo de este ejercicio consiste entonces en liberar el vientre de todas estas cargas, para que la energía pueda volver a fluir libremente.

Se corresponde con el sonido RAM, el color AMARILLO y el sentido de la VISTA.

Análogo a la hoguera, sabiendo que toda hoguera puede revelarse destructora o salvadora.

Por otra parte, no sea de casualidad que llamemos a esta zona de nuestro cuerpo  “plexo solar”. El sol ciega en su triunfo a aquellos que se dejan hipnotizar por él en una especie de desafío interior, pero nutre y vivifica a aquellos que, gloriosamente sencillos,  se ofrecen a él en toda inteligencia y armonía. 

El principio del FUEGO está relacionado con la función de ASIMILACION, DIGESTIÓN y SELECCIÓN. 

Este fuego, representa al mundo EMOCIONAL, tocando a toda la función digestiva y en concreto, a la función hepática (relacionada con la emoción de la RABIA).  Frases tipo “me saca del hígado” “se le altera la bilis” como sinónimo de irritación (demasiado fuego mal gestionado que puede acarrear problemas digestivos, páncreas­poca dulzura­, cirrosis, colon irritable, etc.)

Relacionado con el centro del Ego, el PODER PERSONAL, la zona que posee el poder de la intuición para la supervivencia, el botón del miedo y del pánico. Nos nutrimos más de la energía de este tercer chakra que de la de los otros seis. En este campo energético, las percepciones cambian de “a qué pertenezco” (chakra Raíz) y de los intercambios relacionales “a quién pertenezco” del chakra sexual; al sentido personal e individual de la propia identidad.

Es el chakra de la actividad, la individualidad y la voluntad, pero también de la plenitud, la generosidad y la sabiduría para soltar, ser espontáneos y flexibles. Este centro energético determina nuestra relación con el mundo material y cómo se manifiestan en éste las vibraciones que operan en nosotros como pulsiones o como facultades que podemos desarrollar y desplegar ampliamente. El tercer chakra nos permite lograr y concretar, tener un sentido de individualidad, alcanzar una abundancia material y espiritual pues nos ayuda a actuar en el mundo.

plexo.jpgVISUALIZACIÓN

* Pasamos la mano derecha, palma hacia abajo, sobre nuestra rodilla derecha. Simultáneamente, nuestra mano izquierda viene a alojarse sobre nuestro tercer chakra, es decir, ligeramente por encima de nuestro ombligo. Nos permitimos unos instantes de silencio en nosotras y dejamos nuestra respiración libre. Sintiendo cómo está nuestro cuerpo en estos momentos y viendo qué necesita. Respira e inspira, percibiendo tus raíces, raíces que salen desde tus plantas de los pies, palmas de la mano y desde el centro de tu estómago, imagina unas raíces que bajan por tus piernas y se funden con las de tus pies. Respira e inspira relajadamente, soltando ano, vagina y esfínteres. Relaja y suelta.

* En la base de nuestro cuerpo un pequeño sol blanco y lo sentimos bien. Sobre una inspiración, lo invitamos a subir interiormente hasta nuestro tercer chakra. Idealmente, deberíamos sentir su radiación bajo nuestra mano derecha durante al menos unos segundos, el tiempo de una breve apnea.

* Es entonces cuando expulsamos por la nariz enérgicamente el aire de nuestros pulmones, con un golpe seco. Simultáneamente, nos esforzaremos por sentir una expansión total de nuestra AURA. De hecho, el vacío repentino de nuestros pulmones debería generar, en proporción, un aumento de radiación de nuestros cuerpos sutiles. Se recomienda repetir este ejercicio unas 30 veces, cuidando de no hiperventilar. De esta forma, no sólo se vacían los pulmones, en los planos sutiles, toda la esfera de los órganos ligados a las funciones de asimilación y digestión expulsan de ella los “miasmas” de energía usada.

REGISTRO

¿Necesito reconocimiento por lo que hago por los demás? ¿Influyen las opiniones de otras personas sobre lo que hago por mí mismo y por los demás? ¿Temo asumir riesgos por el bien de otra persona? ¿Experimentaría resentimiento si una persona a quien hice un favor me olvidara? ¿Me resulta difícil animar o fortalecer a otras personas? ¿Evito delibedaramente dar mi aprobación a otras personas porque temo que salga reforzada su autoestima y yo sufra en consecuencia? ¿Me resulta humillante pedir ayuda? ¿Pienso a veces que lo que los demás hacen por mí no es suficiente? ¿Me encuentro actualmente en una situación vulnerable

Nosotras, las mujeres, tenemos una relación ambivalente con este centro debido a la doble moral de esta sociedad. Saber poner límites de acuerdo a nuestro sentir y pensar se vueve imprescindible para desarrollar un sentido de autonomia adulta.

CICLO MUJER LOTO

LA ESENCIA DE LA AUTENTICIDAD: así cómo me veo, me ven.

[artículo completo en el blog Se la vendedora perfecta y su facebook]

Acomódate en un buen lugar para ti y a ser posible delante de un espejo, cierra los ojos y respira. Observa cómo es tu respiración ahora, en estos momentos sin forzarla ni buscar que sea de una determinada manera, sólo, respira y observa la curva que hace. Mantente en esta atención unos minutos.

Seguido, intenta mirarte con curiosidad y como si estuviese haciéndote una radiografía meticulosa, atenta. Comienza por tus pies, piernas y ve subiendo poco a poco, observando las sensaciones al hacer este mapeo corporal (posibles cosquilleos, temperatura, formas del cuerpo, tensiones, etc.) ¿Qué sientes? ¿Qué ves? ¿Te viene algún pensamiento? ¿Hay juicio, cariño, reconocimiento durante esta exploración? Date unos minutos para tomar contacto con todo lo que te surja. Sin prisa. Respira.

 

descarga