CONFERENCIA ON LINE GRATUITA

RESPETANDO LAS EMOCIONES DE LXS NIÑXS

Una máxima para cuidar de la salud emocional y autoestima de nuestrxs pequeñxs, es la de no negarles su derecho a la VERDAD es decir, a veces, por “miedo a hacerles daño” se les niega la verdad, se les entretiene con ideas a medias con la esperanza de que dejen de preguntar y se lo crean.

Parafraseando a mujeres cómo Alice Miller, Laura Gutman, Françoise Dolto… se puede decir que todo ser humano tiene la misma capacidad de comprensión hasta el día de su muerte y que es una cuestión de dignidad humana el hablarles con la verdad, con claridad y sencillez a niños y niñas. Ya que, aunque creamos o no, ya saben la verdad wink emoticon , sólo necesitan nuestra confirmación de ello; si ni se la damos nosotrxs, buscarán otras fuentes, quizás menos fiables y alimentarán la fantasía de lo que es… generando toda una realidad paralela y utilizando la mentira (por ejemplo) para relacionarse con lxs demás…

Esto y más, el 29 de octubre, 18.30h
Plazas limitadas y llenándose… gracias!

+info en cartel adjunto y aprendiendoycreciendo.com

LOS 10 DE PRINCIPIOS BASICOS del PROCESO TERAPEUTICO desde la BIOSINTESIS por DAVID BOADELLA

love and friendship concept

1.- Mantener la polaridad entre el Dar y el Recibir. Es mas “estar con alguien” que “por alguien”. La relación terapéutica no es la de alguien  que actúa sobre alguien que recibe. La figura del terapeuta se distancia así de la del médico tradicional, y se acerca más a la de un compañero que guía en un viaje –tomando la imagen que ofrece Mahoney (1991) al modo de Virgilio respecto a Dante.

2- Poner el énfasis en el contacto, mas que en la cantidad de energía generada a través de intervenciones, puesto que los procesos saludables se caracterizan mas por un buen contacto que por una energía muy intensa. Si el contacto es bueno, generará la energía necesaria. Se evita así una intensificación oportunista de energía indiscriminada que puede inducir a la psicosis (bajo contacto y alta energía)

3- Mantener el equilibrio entre escuchar y protagonizar. Ello implica tanto la escucha del cliente como la escucha propia, sin precipitación en el actuar sin haber escuchado lo suficiente, tanto respecto al cuerpo del cliente como respecto al propio cuerpo del terapeuta, y la resonancia que el cliente esta produciendo en el.

4- Hacer del contacto el contenido de la sesión. Para Boadella, el contenido de la sesión viene dado por el contacto (del cliente consigo mismo y de la relación cliente-terapeuta)

5- Respeta el grado de maduración del proceso, sin provocar una explosión catártica antes de que la persona este preparada. En Biosíntesis la coraza puede eliminarse: bien por ruptura (catarsis, como en Bioenergetica) bien por disolución, de modo suave. Cada una de estas formas es adecuada a un tipo de persona y momento. Hoy, en estos tiempos, a menudo se trata de crear cierta coraza que permita un manejo eficiente de la realidad.

6- Distinguir entre invitación y expectativas, es decir: no se trata de que el terapeuta obligue al cliente a que cumpla sus expectativas de ir contra la resistencia, sino de invitar al cliente a dejarla de lado.

7- Mantener la relación entre juego y trabajo, de forma que no se trata tanto de centrarse en los resultados a obtener sino de dejar fluir el proceso. A ello contribuirá la concepción de que la enseñanza se puede realizar desde el juego, dejándose llevar por la curiosidad y la exploración de movimientos.

8- Cuidar la relación entre sentimiento y emoción, o sea contactar con el sentimiento que se esconde detrás de la emocion y que frecuentemente queda dentro si el terapeuta no lo atiende. Precisamente se trata de trabajar más con el sentimiento profundo que con la emoción.

9- Guardar la proporción entre lo que entra y lo que sale.  Prestar atención al equilibrio del conjunto del proceso y las polaridades del mismo (Eje. No invitar a espirar si no se ha inhalado) No enfatizar tan solo lo que se suelta (Reich) sino atender también a lo que se acepta hacia dentro, manteniendo una relación equilibrada.

10- Mantener la visión de la persona más allá del problema. Dado que los psicoterapeutas tratan con problemas, se corre el peligro de identificar a la persona con su problema, a la hora de trabajar con ella. Mas bien se trata de ver al individuo como misterio, con un problema cuya respuesta esta en él mismo, como un puente sin usar que el terapeuta ayuda a descubrir.

happy-2

Fuente: http://psiquenamar.blogspot.com.es/

CLÍNICA SOCIAL PSICOLOGÍA – PSICOTERAPIA

CLÍNICA SOCIAL PSICOLOGÍA - PSICOTERAPIA

A partir de JUNIO (lunes de 10h a 14h) ofrecemos esta modalidad para facilitar a aquellas personas que quieran comenzar un proceso terapéutico profesional, aquellas personas que quieran desentrañar un poquito más sus conflictos cotidianos y no tan cotidianos, ya sea con sus parejas, con sus trabajos o no trabajos, con sus emociones, pensamientos, sus bloqueos internos que le dificultan respirar y ser felices en el aquí y el ahora, tengamos lo que tengamos, seamos como seamos.

Desde una Psicología global horizontal y atención plena, respetando tus ritmos de trabajo y cambio, me comprometo a acompañarte y navegar juntos/as por donde tu ser necesite, sin presiones, sin “tener que”, sólo siendo lo que uno es, creando un vínculo terapéutico que de soporte a esa mochila que todos llevamos y a ese diamante en bruto que precisa ser mirado, pulido y honrado, para avanzar hacia una mayor armonía mente-cuerpo-espíritu-entorno.

Acompaña:

Tamara Arroyo Ramada
Psicóloga | Psicoterapeuta Corporal y Transpersonal

Tlf.: 661176422

VINCUL-ANDO

Imagen

“… Pero sucedió que el principito, habiendo atravesado arenas, rocas y nieves, descubrió finalmente un camino. Y los caminos llevan siempre a la morada de los hombres. 

 — ¡Buenos días! —dijo.

Era un jardín cuajado de rosas.

 — ¡Buenos días! —dijeran las rosas.

El principito las miró. ¡Todas se parecían tanto a su flor!

— ¿Quiénes son ustedes? —les preguntó estupefacto.

—Somos las rosas —respondieron éstas.

— ¡Ah! —exclamó el principito.

Y se sintió muy desgraciado. Su flor le había dicho que era la única de su especie en todo el universo. ¡Y ahora tenía ante sus ojos más de cinco mil todas semejantes, en un solo jardín! (…)

Y luego continuó diciéndose: “Me creía rico con una flor única y resulta que no tengo más que una rosa ordinaria. Eso y mis tres volcanes que apenas me llegan a la rodilla y uno de los cuales acaso esté extinguido para siempre. Realmente no soy un gran príncipe… “Y echándose sobre la hierba, el principito lloró.

Entonces apareció el zorro:

— ¡Buenos días! —dijo el zorro.

— ¡Buenos días! —respondió cortésmente el principito que se volvió pero no vio nada.

—Estoy aquí, bajo el manzano —dijo la voz.

— ¿Quién eres tú? —Preguntó el principito—. ¡Qué bonito eres!

—Soy un zorro —dijo el zorro.

—Ven a jugar conmigo —le propuso el principito—, ¡estoy tan triste!

—No puedo jugar contigo —dijo el zorro—, no estoy domesticado.

— ¡Ah, perdón! —dijo el principito.

Pero después de una breve reflexión, añadió:

— ¿Qué significa “domesticar”?

—Es una cosa ya olvidada —dijo el zorro—, significa “crear vínculos… “

— ¿Crear vínculos?

—Efectivamente, verás —dijo el zorro—. Tú no eres para mí todavía más que un muchachito igual a otros cien mil muchachitos y no te necesito para nada. Tampoco tú tienes necesidad de mí y no soy para ti más que un zorro entre otros cien mil zorros semejantes. Pero si tú me domesticas, entonces tendremos necesidad el uno del otro. Tú serás para mí único en el mundo, yo seré para ti único en el mundo…

—Comienzo a comprender —dijo el principito—. Hay una flor… creo que ella me ha domesticado…

—Mi vida es muy monótona. Cazo gallinas y los hombres me cazan a mí. Todas las gallinas se parecen y todos los hombres son iguales; por consiguiente me aburro un poco. Si tú me domesticas, mi vida estará llena de sol. Conoceré el rumor de unos pasos diferentes a todos los demás. Los otros pasos me hacen esconder bajo la tierra; los tuyos me llamarán fuera de la madriguera como una música. Y además, ¡mira! ¿Ves allá abajo los campos de trigo? Yo no como pan y por lo tanto el trigo es para mí algo inútil. Los campos de trigo no me recuerdan nada y eso me pone triste. ¡Pero tú tienes los cabellos dorados y será algo maravilloso cuando me domestiques! El trigo, que es dorado también, será un recuerdo de ti. Y amaré el ruido del viento en el trigo.

El zorro se calló y miró un buen rato al principito:

—Por favor… domestícame —le dijo.

—Bien quisiera —le respondió el principito pero no tengo mucho tiempo. He de buscar amigos y conocer muchas cosas.

—Sólo se conocen bien las cosas que se domestican —dijo el zorro—. Los hombres ya no tienen tiempo de conocer nada. Lo compran todo hecho en las tiendas. Y como no hay tiendas donde vendan amigos, los hombres no tienen ya amigos. ¡Si quieres un amigo, domestícame!

— ¿Qué debo hacer? —preguntó el principito.

—Debes tener mucha paciencia —respondió el zorro—. Te sentarás al principio un poco lejos de mí, así, en el suelo; yo te miraré con el rabillo del ojo y tú no me dirás nada. El lenguaje es fuente de malos entendidos. Pero cada día podrás sentarte un poco más cerca…

El principito volvió al día siguiente.

—Hubiera sido mejor —dijo el zorro— que vinieras a la misma hora. Si vienes, por ejemplo, a las cuatro de la tarde; desde las tres yo empezaría a ser dichoso. Cuanto más avance la hora, más feliz me sentiré. A las cuatro me sentiré agitado e inquieto, descubriré así lo que vale la felicidad. Pero si tú vienes a cualquier hora, nunca sabré cuándo preparar mi corazón… Los ritos son necesarios.

— ¿Qué es un rito? —inquirió el principito.

—Es también algo demasiado olvidado —dijo el zorro—. Es lo que hace que un día no se parezca a otro día y que una hora sea diferente a otra. Entre los cazadores, por ejemplo, hay un rito. Los jueves bailan con las muchachas del pueblo. Los jueves entonces son días maravillosos en los que puedo ir de paseo hasta la viña. Si los cazadores no bailaran en día fijo, todos los días se parecerían y yo no tendría vacaciones.

De esta manera el principito domesticó al zorro. Y cuando se fue acercando el día de la partida:

— ¡Ah! —Dijo el zorro—, lloraré.

—Tuya es la culpa —le dijo el principito—, yo no quería hacerte daño, pero tú has querido que te domestique…

—Ciertamente —dijo el zorro.

— ¡Y vas a llorar!, —dijo él principito.

— ¡Seguro!

—No ganas nada.

—Gano —dijo el zorro— he ganado a causa del color del trigo.

Y luego añadió:

—Vete a ver las rosas; comprenderás que la tuya es única en el mundo. Volverás a decirme adiós y yo te regalaré un secreto.

El principito se fue a ver las rosas a las que dijo:

—No son nada, ni en nada se parecen a mi rosa. Nadie las ha domesticado ni ustedes han domesticado a nadie. Son como el zorro era antes, que en nada se diferenciaba de otros cien mil zorros.

Pero yo le hice mi amigo y ahora es único en el mundo.

Las rosas se sentían molestas oyendo al principito, que continuó diciéndoles:

—Son muy bellas, pero están vacías y nadie daría la vida por ustedes. Cualquiera que las vea podrá creer indudablemente que mí rosa es igual que cualquiera de ustedes. Pero ella se sabe más importante que todas, porque yo la he regado, porque ha sido a ella a la que abrigué con el fanal, porque yo le maté los gusanos (salvo dos o tres que se hicieron mariposas ) y es a ella a la que yo he oído quejarse, alabarse y algunas veces hasta callarse. Porque es mi rosa, en fin.

Y volvió con el zorro.

—Adiós —le dijo.

—Adiós —dijo el zorro—. He aquí mi secreto, que no puede ser más simple: sólo con el corazón se puede ver bien; lo esencial es invisible para los ojos.

—Lo esencial es invisible para los ojos —repitió el principito para acordarse.

—Lo que hace más importante a tu rosa, es el tiempo que tú has perdido con ella.

—Es el tiempo que yo he perdido con ella… —repitió el principito para recordarlo.

—Los hombres han olvidado esta verdad —dijo el zorro—, pero tú no debes olvidarla. Eres responsable para siempre de lo que has domesticado. Tú eres responsable de tu rosa…

—Yo soy responsable de mi rosa… —repitió el principito a fin de recordarlo…”

ANTOINE DE SAINT – EXUPERY

EL PRINCIPITO

ZORIONAK ALAS DE MAR!! FELICIDADES!!

ZORIONAK ALAS DE MAR!!!

Este proyecto cumple ya su primer año, el primero de muchos. Es un placer poder trabajar desde dónde a una le gusta y encontrarse maestros por el camino que le guían o le despistan, para mantener la alerta y la convicción que ésto es lo que quiero hacer el resto de mi vida. Gracias a todas las personas que me han apoyado durante este tiempo, cara a cara o en la sombra. Y según escribo estas palabras me viene esta canción de auto-regalo de Mikel Laboa:

Maite ditut
maite
geure bazterrak
lanbroak
izkutatzen dizkidanean
zer izkutatzen duen
ez didanean ikusten uzten
orduan hasten bainaiz
izkutukoa
nere barruan pizten diren
bazter miresgarriak
ikusten.

Mila esker, Kanimambo, Namasté, Sawabona! 

Imagen