EL PRINCIPITO. Un ejemplo sobre la vinculación.

«… Pero sucedió que el principito, habiendo atravesado arenas, rocas y nieves, descubrió finalmente un camino. Y los caminos llevan siempre a la morada de los hombres.   — ¡Buenos días! —dijo. Era un jardín cuajado de rosas.  — ¡Buenos días! —dijeran las rosas. El principito las miró. ¡Todas se parecían tanto a su flor! — […]

Esta web utiliza cookies para su funcionamiento.    Más información
Privacidad
×